Copyright Jen Perelman 2020

NOTA ESPECIAL SOBRE EL ESTADO DE ISRAEL. Quiero que Israel sea un país seguro y democrático que pueda ser una patria nacional para el pueblo judío. Lamentablemente, la ocupación de Cisjordania lo amenaza. La mayoría de los judíos estadounidenses apoyan al estado de Israel y tienen una profunda conexión personal con él, pero desean que su gobierno cambie sus políticas hacia los palestinos. Como judíos, tenemos un sentido fuerte de justicia social y una creencia en el bienestar humanitario general de todas las personas. Estamos obligados a ser pacificadores a través de Tikkun Olam, reparando el mundo. Esto requiere que siempre seamos defensores de la paz, incluso cuando es difícil.

Israel y Palestina merecen paz, estabilidad y seguridad, y creo firmemente que la única forma de lograrlo es a través de una solución de dos estados en la que los palestinos tengan un estado propio, incluida la Cisjordania presentemente ocupada. La ONU no reconoce a Cisjordania como parte de Israel porque fue tomada como botín de guerra en violación del derecho internacional. Los partidos de derecha en Israel han estado presionando hacia la anexión de todo el territorio, y me opongo sinceramente a eso. Sin embargo, el status quo también es insostenible. Las aldeas palestinas están siendo destruidas. Además, los palestinos no pueden votar en las elecciones israelíes o participar en los servicios del gobierno israelí, mientras que los colonos israelíes disfrutan fácilmente de esas libertades. La oportunidad económica se ha vaciado, y la vida bajo la ocupación militar es desmoralizante y deshumanizante.

Es importante tener en cuenta que las políticas israelíes de derecha no nacieron en el vacío. Fueron los resultados de un liderazgo palestino que apoyó el terrorismo, rechazó las negociaciones de paz y se negó a reconocer el derecho de Israel a existir. Cuando Israel devolvió Gaza a los palestinos, eligieron a Hamas, una organización terrorista, como su gobierno. Hamas en coordinación con el gobierno palestino en Cisjordania canaliza dinero a las familias de los terroristas a través de un programa conocido como el Fondo Mártir de la Autoridad Palestina. Nunca habrá paz cuando el gobierno palestino subsidie ​​el terrorismo ni habrá justicia cuando los israelíes ocupen ilegalmente Cisjordania. Es hora de que Estados Unidos aproveche su poder para proporcionar un camino hacia la paz y la justicia para todos los israelíes y palestinos.

Jen apoya:

  • Aprobar la Ley Taylor Force para poner fin a los subsidios al terrorismo de la Autoridad Palestina.

  • Promover un estado israelí que refleje nuestros valores de democracia, justicia e inclusión.

  • Animar y apoyar al estado de Israel a adoptar y hacer la transición a una solución de dos estados.

  • Aprovechando de nuestra ayuda para obligar al gobierno israelí a cumplir con el derecho internacional y rendir cuentas por las violaciones de los derechos humanos.