Copyright Jen Perelman 2020

CUIDADO DE LA SALUD. Casi 30 millones de estadounidenses no tienen seguro. Otros 40 millones están "debajo-asegurados", que significa que no pueden pagar sus primas, deducibles y copagos. Y mientras los Estados Unidos gasta más dinero en atención médica que cualquier otro país desarrollado, tenemos resultados de salud significativamente peores. De hecho, Estados Unidos tiene la esperanza de vida más baja entre países comparables. También tenemos las tasas de mortalidad materna e infantil más altas del mundo desarrollado.

 

¿Por qué gastamos tanto y, sin embargo, recibimos tan poco? Es sencillo. En los Estados Unidos, hay un intermediario innecesario (compañías de seguros privadas) que se interpone entre los proveedores de atención médica y los pacientes, que causa nuestros costos exorbitantes. Este sistema con fines de lucro permite que la desigualdad de riqueza sea igual a la desigualdad de salud.

 

Somos capaces de hacer mejor que eso. Somos capaces de tener un sistema en el que gastamos menos dinero y TODOS tienen atención médica.

 

La transición a un sistema de pagador-único (es decir, Medicare para Todos) eliminará al intermediario, permitiendo a los médicos tratar a sus pacientes sin requerir la aprobación de un contador en una oficina corporativa en el otro lado del país. Además, un sistema de pagador-único reducirá los cientos de miles de millones de dólares que se desperdician en las ganancias y los costos administrativos de las compañías de seguros privadas. Es importante tener en cuenta que cualquier sistema aceptable permitiría a las personas retener a sus proveedores de atención médica y hospitales actuales. Pueden existir compañías de seguros privadas para complementar la cobertura universal para las personas que desean servicios adicionales.

Jen apoya:

  • La garantía de atención médica para todas las personas como un derecho, no un privilegio, a través de un programa de Medicare para todos, pagador-único.

  • Exigir que Medicare cubra medicamentos recetados, atención primaria, atención de maternidad, visión, atención dental, salud reproductiva, atención preventiva y servicios de laboratorio.

  • Eliminación de primas, deducibles y copagos.

  • Autorizar a Medicare para negociar precios de medicamentos recetados directamente con compañías farmacéuticas.

  • Permitir que pacientes, farmacéuticos y mayoristas de venta compren medicamentos recetados de bajo costo en Canadá y otros países industrializados.

  • Poner fin a la epidemia de violencia armada y permitiendo que el CDC estudien la violencia armada y aprobar legislación basada en datos empíricos.

  • Invertir $ 100 mil millones de dólares para poner fin a la epidemia de opioides y enjuiciar a las empresas que comercializan las drogas  ilegalmente.​